Neuquén: impulsan el etiquetado de eficiencia energética de los hogares

El proyecto de ley fue presentado por el Colegio de Ingenieros de la provincia. Apuntan a generar conciencia en la población sobre la necesidad de mejorar el consumo de electricidad y gas.

Podría decirse que a la provincia de Neuquén la naturaleza la benefició con abundante energía, tanto por la producción hidrocarburífera como en la hidroeléctrica y renovable, pero así como las tarifas de luz y gas podrían subir considerablemente si se opta por una reducción de subsidios, el cambio climático impone también la necesidad de hacer un uso más racional de la energía y es en esa línea que se presentó un proyecto de ley en la Legislatura neuquina para que las viviendas de la provincia cuenten con un etiquetado de eficiencia energética.

La propuesta fue presentada por las autoridades del Colegio de Ingenieros de Neuquén desde donde su titular, Marcelo Fernández Dötzel, explicó a Energía On que “esta es una iniciativa que definimos como un ganar – ganar, porque el propietario va a disminuir las facturas de energía que gasta al consumir menos calefacción y refrigeración, y el Estado nacional también va a tener un ahorro porque va a necesitar importar menos energía, como el gas que llega en barcos, y destinar menos subsidios también a esa energía”.

«Con el etiquetado ya hemos hecho cursos y preparado gente, hace dos años que venimos trabajando con la secretaría de Energía de la Nación y por eso hicimos este proyecto de ley y esperamos que tenga éxito”, contó.

La propuesta es simple, consiste en la creación de un sistema que categorice en siete escalones la eficiencia energética de una vivienda, algo similar a lo que sucede hoy con los electrodomésticos.

Estas categorías, que van de la A para las más eficientes hasta la G, para las que consuman más energía, se propone que sea incorporada en las escrituras de las propiedades, lo cual permitiría dar un mayor valor de mercado a las viviendas que cuenten con una mejor etiqueta.

La iniciativa plantea que la evaluación de las viviendas está en manos de profesionales etiquetadores que deberán contar con una formación especial y ser habilitados por el poder concedente.

“En los últimos 3 años fuimos preparando etiquetadores y certificadores, el que certifica y el que da el curso, porque esto es además una salida laboral para el certificador que se puede extender rápidamente para que haya más gente capacitada en toda la provincia”, contó.

El etiquetado de las viviendas parte de las zonas bioclimáticas que desde los años ochenta están definidas en el país, ya que claramente no solo las necesidades de una vivienda no son las mismas en el norte del país, la cordillera o el extremo sur, sino que además los materiales y técnicas que una parte del país pueden ser útil, muchas veces no tienen el mismo efecto en otra zona bioclimática.

“Se estima que en las zonas más severas, como la nuestra que en verano el calor es muy intenso y en invierno hace mucho frío, se puede ahorrar alrededor de un 25% en el consumo de energía que no es nada menor si en algún momento se quitan los subsidios que hoy tenemos”, indicó el titular del Colegio de Ingenieros.

“Esta ley busca concientizar, que todos entiendan de forma sencilla cuál es la ventaja, y que si la categoría es buena vale más la casa. Además los etiquetadores pueden recomendar remodelaciones para que una vivienda que ya está construida sea más eficiente, porque lo que estamos buscando es la prevención, es que haya un uso más racional de la energía en general que contribuya además a contaminar menos”, cerró.

Piden que se cree el Ente Regulador de la Energía

Fernández Dötzel indicó que hicimos un trabajo muy profundo de análisis de la situación de la energía eléctrica en Neuquén y llegamos a la conclusión de que hacen falta herramientas legales para que Neuquén no se quede atrás en esta actividad”.

El presidente del Colegio de Ingenieros explicó que Neuquén cuenta con una ley de generación distribuida aprobada hace más de un año en la ciudad y hace algunos meses en la provincia, pero que en ninguno de los casos fue reglamentada. Y remarcó que “esto se debe a la falta de un organismo regulador que sería el encargado de sacar estas medidas y tener la voz de los usuarios y no dejar la decisión como está ahora, en manos de las distribuidoras”.

Mientras Fernández Dötzel advirtió que por la falta de esa reglamentación “hay proyectos de generación distribuida presentados en el colegio para hacer que no podemos avanzar porque no está el precio de la energía fijado para el que genere”, destacó que con el proyecto de ley de Etiquetado de Viviendas esperan avanzar y dar ese paso que desde el Estado no se ha dado.

Fuente: Rio Negro

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.