Se agudizan las trabas para importar: ya hay atrasos en obras de infraestructura y podrían afectar el suministro de combustibles

De todos los pedidos de importación presentados desde la puesta en marcha del SIRA solo el 19% han sido aprobados, mientras que el resto permanece atrapado en el nuevo laberinto burocrático. Las trabas afectan incluso a las firmas que participan de la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner, las cuales le pidieron a Enarsa que intervenga.

El ministro de Economía, Sergio Massa, aseguró que el nuevo Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIRA) iba a ser simple, transparente y de aprobación prioritaria para los bienes intermedios que necesita la economía para seguir creciendo. Sin embargo, desde su puesta en marcha, el pasado lunes 17 de octubre, se agudizaron las trabas, lo que ya está afectando a proyectos de infraestructura energética clave, como el Gasoducto Néstor Kirchner. A su vez, empresas navieras que transportan combustible por barco para petroleras denunciaron que no están pudiendo pagar ni los repuestos ni los seguros con dólares oficiales.

Un informe de la asociación ComEx Latam, difundido el lunes 31 de octubre muestra que de todos los pedidos de importación presentados desde la puesta en marcha del SIRA solo el 19% han sido aprobados, mientras que el resto permanece atrapado en el nuevo laberinto burocrático.

 

¿Y el canal verde?

Entre las promesas que formuló el gobierno figuraba la de garantizar un “canal verde” para las importaciones vinculadas a proyectos de infraestructura y de desarrollo de petróleo y gas considerados estratégicos, pero por ahora esos insumos permanecen trabados como cualquier otro. De hecho, las constructoras dedicadas a la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner ya le plantearon a Enarsa, según revelaron fuentes empresarias a EconoJournal, que hay que tratar de buscar una solución a este tema porque sino será imposible cumplir con el cronograma previsto.

Este medio ya había advertido el 20 de octubre sobre cómo el freno a las importaciones estaba complicando los planes de perforación de pozos en Vaca Muerta, una de las prioridades del gobierno con vistas a elevar la cantidad de gas disponible para el próximo invierno. Esa situación no solo no se solucionó sino que se fue generalizando.

«Hoy es prácticamente imposible ingresar equipos y herramientas el país. Los trámites de liberación de esas mercaderías están virtualmente frenadas desde hace más de 30 días», explicó el titular de una empresa de servicios, que no puede ingresar maquinaria desde Estados Unidos.

 

Advertencia de navieras

El freno a las importaciones también alcanza a las navieras que transportan combustibles para grandes petroleras como YPF, Axion, Raizen y CAMMESA. Una de esas firmas le envió una carta al secretario de Comercio, Matías Tombolini, advirtiéndole que tiene trabado el pago de los seguros de unos 15 buques, pese a que la ley le otorga prioridad a esos pagos. En la nota se le advierte al funcionario que si se caen las coberturas esos buques dejarán de operar, pero hasta ahora los empresarios no obtuvieron ninguna respuesta.

El miércoles hubo reunión de la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) donde participaron las principales empresas armadores de transporte de combustible como Antares Naviera, National Shipping, Horamar, Enpasa y Trans Ona, planteando la gran preocupación para poder mantener el sistema logístico de abastecimiento por buque.

Por otra parte, Jorge Fedenczuk, secretario general del Sindicato Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos (SUPEH), solicitó al Estado Nacional que «arbitre los medios necesarios para regularizar la situación y evitar la pérdida de los puestos de trabajo por falta de mantenimiento y operaciones de los buques. Ante los hechos, nos declaramos en estado de alerta y movilización, y de continuar esta situación, nos veremos obligados a convocar a nuestros afiliados al PARO y CESE de actividades”.

 

Estado de las declaraciones

Los estados que puede tener una declaración SIRA son cinco:

  1. OFICIALIZADA: la declaración se registró en el SIRA y aún no ha tenido la intervención de todos los organismos competentes.
  2. SALIDA: La declaración ha sido intervenida en forma completa por todos los organismos competentes y ha tenido decisión satisfactoria sobre un ítem/subítem -como mínimo- de todos los organismos, permitiendo su afectación.
  3. OBSERVADA: la declaración ha sido observada parcial o totalmente por alguno o todos los organismos intervinientes.
  4. CANCELADA: la declaración ha sido afectada totalmente a los subrégimenes alcanzados.
  5. ANULADA: Este estado puede darse en cuatro situaciones:

5.1. Anulación por el declarante de la declaración aún no afectada total o parcialmente.

5.2. Anulación automática por el sistema, cuando la declaración no ha sido afectada total o parcialmente a su vencimiento.

5.3. Hayan transcurrido 90 días corridos desde que la declaración SIRA pasó a estado “observada”.

5.4. Cuando la totalidad de la declaración SIRA haya sido observada conforme los artículos 4° y 6° de la Resolución N° 523 del 5 de julio de 2017 de la Secretaría de Comercio y sus modificatorias.

 

Comex Latam informó que el 56,09% de las solicitudes de importación ha sido observadas por alguno de los organismos públicos intervinientes, el 5,21% fueron anuladas, el 5,17% canceladas, el 14,11% están recién oficializadas y solo el 19,41% obtuvo luz verde.

A su vez, el informe aclara que dentro del 14,11% de solicitudes “oficializadas”, es decir, registradas en el SIRA, pero que aún no han tenido intervención de todos los organismos competentes, el 90% ya recibieron algún tipo de observación. Por lo tanto, en los próximos días deberán cambiar a estado “observada”.

Las alicaídas reservas del Banco Central hacen que el gobierno no pueda hacer frente a la creciente demanda de dólares para importar. Por ese motivo, las trabas continúan pese a las reiteradas promesas de normalización.

 

Fuente: Econojournal

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.