ACTUALIDAD MERCADO DE LITIO EN ARGENTINA

Frente a una demanda mundial de litio en aumento fomentado principalmente por el desarrollo de la electromovilidad y del almacenamiento de energía de fuentes renovables, Argentina se encuentra ante una oportunidad muy importante en un sector clave para la transición energética global que se encuentra en desarrollo, siendo fundamentales los próximos cuatro o cinco años.

En la actualidad, Argentina es el cuarto productor mundial de litio y forma parte del “Triángulo del Litio” junto con Bolivia y Chile, sector considerado como la reserva de este mineral más grande del mundo (más del 50% de los recursos de litio globales que se conocen hoy están en esos tres países). Dicho mineral es un insumo clave para la fabricación de la batería de ion de litio recargable que utilizan los vehículos eléctricos al igual que los celulares, computadoras y demás dispositivos electrónicos que utilizamos a diario, siendo además fundamental para la transición energética a nivel mundial hacia fuentes de generación renovable debido a su gran capacidad de almacenamiento.

En tal aspecto, las políticas de emisión cero adoptadas para el 2050 por más de 20 países, hace que se estime que la demanda de litio podría multiplicarse por 40 para el año 2040, motivo por el cual se estima que la actual oferta no será suficiente para satisfacer las necesidades globales de dicho escenario. Es por ello que el ya mencionado “Triángulo del Litio” tendrá un papel trascendental en la cobertura de la potencial demanda creciente, con la particularidad que Argentina ofrece una importante política de incentivos a la inversión destinada a la extracción de este recurso al igual que garantías legales de estabilidad fiscal por treinta años y otros beneficios impositivos asociados.

Todo esto ha hecho que Argentina haya logrado atraer inversiones privadas en la última década que hoy suman una cartera de 20 proyectos de desarrollo de litio en distintos estados de evolución, de los cuales se pueden destacar dos proyectos sobresalientes a cargo de empresas privadas. Uno se ubica en el Salar de Olaroz (Provincia de Jujuy) y el otro en el Salar del Hombre Muerto (Catamarca). Se estima que, cuando todos los proyectos se encuentren en etapa de plena producción, se triplicarán las 40.000 toneladas de Carbonato de Litio Equivalente (LCE) que actualmente exporta el país mayormente a Estados Unidos.

Es importante destacar que el LCE producido en Argentina responde a los estándares de pureza que demanda el mercado de baterías, con el agregado que las empresas fabricantes de vehículos eléctricos compiten entre sí por el nivel de pureza del LCE que usan en las baterías.

Adicionalmente, el actual escenario geopolítico regional y mundial es altamente favorable para Argentina debido a que Chile está considerando nuevos gravámenes a la inversión en litio y cobre que tenderían a alejar a una importante cantidad de inversores que verían con buenos ojos desarrollar sus proyectos en Argentina.

Sin embargo, la contracara de la cuestión consiste en que se teme que el vertiginoso incremento de la demanda mundial resulte en una extracción descontrolada de litio, con posibles impactos negativos a mediano plazo por el uso excesivo de agua y la contaminación del ambiente de extracción. Ante estos posibles efectos negativos, las empresas demandantes priorizarán cada vez más las materias primas provenientes de procesos ambiental y socialmente sustentables.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.