ARGENTINA DEBE REDUCIR LOS SUBSIDIOS ENERGÉTICOS

Para llegar a un acuerdo con el FMI, nuestro país se comprometió a reducir los subsidios a la energía. Sin embargo, la actual situación del mercado hace que esta tarea sea prácticamente imposible de realizar.

Gita Gopinath, subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), mencionó que “será importante una estrategia para reducir los subsidios a la energía de manera progresiva”. Adicionalmente, publicó declaraciones del FMI sobre el caso de Argentina en el que se destaca la siguiente mención:

“El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han llegado a entendimientos sobre políticas clave como parte de sus discusiones en curso sobre un programa respaldado por el FMI”.

El sendero fiscal acordado mejoraría de manera gradual y sostenible las finanzas públicas y reduciría el financiamiento monetario. Es importante destacar que también permitiría aumentar el gasto en infraestructura y ciencia y tecnología y protegería programas sociales focalizados. “Acordamos que una estrategia para reducir los subsidios a la energía de manera progresiva será fundamental para mejorar la composición del gasto público”.

Sin embargo; ante la elevada demanda de energía registrada en verano, la baja hidraulicidad que está afectando al país y la salida de Atucha I; el 28 de enero pasado la empresa encargada del despacho eléctrico tuvo que licitar la adquisición de 7 buques de fuel oil y 18 barcos de gas oil.

Este volumen histórico licitado, la escasez de dólares en el país y un barril de petróleo por encima de los USD 90 hacen prácticamente imposible llevar a cabo lo solicitado por el FMI para renegociar la deuda con Argentina, ya que sin dudas los subsidios deberán crecer.

Como en la programación estacional no se consideraba la adquisición de estos 25 cargamentos de combustibles, la totalidad de su costo, unos USD 800 millones, irán directamente a subsidios.

La tendencia es mucho peor ya que se espera que este año se puedan superar los 3 millones de metros cúbicos.

Es este marco también es importante mencionar que la ex ENARGAS (IEASA) confirmó la licitación de un buque de GNL (gas licuado) para Escobar para el mes de marzo con un elevadísimo precio de USD 27,24 por millón de BTU.

Este buque que arribará a Escobar entre el 10 y 22 de marzo, se empleará para remediar el desbalance producido en el linepack debido a que CAMMESA consumió más gas natural que lo que le correspondía por contrato. Esto se produjo debido a que se estimaba responder de manera más efectiva al alto consumo de energía registrado durante la ola de calor del mes de enero.

Otra mala noticia al respecto es que nuestro país y el país vecino de Bolivia aún no han llegado a un acuerdo por la sexta adenda entre las partes. Había tiempo hasta el 31 de enero, pero las negociaciones se extenderán hasta el 30 de abril al no haber llegado a un acuerdo

La preocupación se debe a que el volumen que se podrá importar desde Bolivia ha venido decayendo fuertemente en los últimos años (en 2020 se importó 21 MMm3/d, en 2021 14 MMm3/d, y hasta el momento el compromiso es entregar 7,5 MMm3/d, y 12 MMm3/d para el invierno).

Lo que se tiene certeza con este tema es que el gas natural boliviano ya no se adquirirá a unos USD 5 por millón de BTU como en el 2021 sino que se está hablando ya de un precio cercano a los USD 7,5 por millón de BTU.

 

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.