AUDIENCIA PÚBLICA Y ACTUALIZACIÓN TARIFARIA DE EPE SF

La Empresa Provincial de la Energía (EPE) ha presentado una solicitud de actualización tarifaria del 83,5% durante la audiencia pública celebrada el día viernes 9 de febrero. Esta solicitud, debe ser evaluada y aprobada por el Ministerio de Desarrollo Productivo de Santa Fe para su puesta en funcionamiento.

Argumentos para la Actualización Tarifaria:

Marcelo Cassin, gerente ejecutivo de Gestión Técnica de la EPE, ha justificado este aumento en base a la necesidad de ajustar el valor agregado de distribución. Se espera que dicho ajuste impacte en la tarifa final del usuario, con un incremento del 83,5%, afectando en mayor medida a la pequeña demanda (99,2%) en comparación con la demanda industrial (63,5%).

Cassin señaló que este incremento se justifica debido al aumento de los costos operativos, incluyendo el costo de personal y de materiales.

Propuesta de Actualización Bimestral:

La propuesta presentada sugiere que las tarifas de energía se actualicen de forma bimestral, utilizando un índice que tenga en cuenta la variación del Índice Salarial y del Índice de Precios Mayoristas. Esta metodología permitiría ajustar las tarifas de manera más precisa y oportuna, reflejando los cambios en los costos operativos.

Según Cassin, esta actualización bimestral garantizaría un flujo de fondos adecuado para cumplir con las obligaciones financieras de la EPE, incluyendo el pago a contratistas y la inversión en infraestructura. Además, permitiría adaptar las tarifas de manera más equitativa y transparente, minimizando así el impacto en los usuarios.

Impacto en los Usuarios:

El aumento tarifario afectaría de manera diferenciada a los distintos segmentos de usuarios. Por ejemplo, los usuarios residenciales de altos ingresos (N1) verían un incremento mensual significativo, mientras que los usuarios de ingresos bajos (N2) continuarían recibiendo subsidios, aunque con un aumento en sus tarifas. Los jubilados y los beneficiarios de la tarifa social también experimentarían aumentos en sus facturas, aunque en menor medida.

Cassin proporcionó ejemplos específicos del impacto en diferentes tipos de usuarios:

  • Un usuario residencial de altos ingresos (también denominado N1), que dejó de recibir subsidios y tuvo un consumo bimestral típico de 400 kilowatts hora (kWh), pasará de pagar $24.549 en enero a $40.304 en marzo, lo que representa un alza mensual de $7.877. Por bimestre, en tanto, el alza ascenderá a $15.754.
  • Los usuarios residenciales de ingresos medios (N3) pasarían de pagar $14.000 a abonar $29.847 por bimestre, representando un aumento mensual de $7.877 (tomando como referencia el consumo típico de 400 kWh).
  • Los jubilados con un consumo típico de 240 kWh por bimestre pasarían de pagar $9.492 a $14.077, lo que representa un aumento mensual de menos de $2.300.
  • Los beneficiarios de la tarifa social con un consumo típico de 400 kWh por bimestre pasarían de pagar $3.584 a $9.694, con una diferencia mensual de $3.055 entre enero y marzo.
  • En un comercio con un consumo promedio de 2.500 kWh por bimestre, que no recibe ningún tipo de subsidio, la tarifa pasará de $137.882 a $277.000. Por mes, implica un alza de $69.700.
  • Una industria, con un consumo promedio de 8.000 kWh por bimestre, la tarifa pasará de $438.000 a $817.000. “Son menos de 200.000 por mes”, señaló el gerente.

 

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.