CAE LA PRODUCCIÓN HIDROCARBURÍFERA Y SE PROYECTAN PROBLEMAS ELÉCTRICOS.

La situación energética del país vuelve a mostrar un panorama por lo menos complicado en relación con el abastecimiento para los próximos meses, con un nivel de producción de gas y de petróleo en caída, registrando una baja en los últimos meses del 8% al 9% y con prestaciones en el servicio de distribución de energía eléctrica que anticipan graves problemas de suministro a partir de este verano.

Con respecto al sector petrolero, de acuerdo con lo publicado por el Instituto Argentino de la Energía “General Mosconi” en su informe de tendencias, en septiembre la producción de petróleo se redujo 9% interanual y 2,8% en últimos doce meses.

“La producción de petróleo convencional (77% de la producción) en el mes de septiembre de 2020 cayó 13,1% interanual y se redujo 9,6% durante los últimos doce meses. En cambio, la producción no convencional (23% del total) se incrementó 6,3% interanual”, resalta el trabajo de la entidad.

Con respecto al sector gasífero, se remarca que la producción disminuyó 10,9% interanual y 5,7% acumulado. En este aspecto se aclara que “la magnitud de la caída interanual se debe a los efectos limitantes del ASPO sobre la actividad y a un nivel de demanda notablemente inferior respecto a iguales periodos. En septiembre, la producción de Gas convencional (57% del total) se redujo 8% interanual y 8,3% acumulado en el último año. La producción no convencional disminuyó más que la convencional: se redujo 14,6% interanual”, puntualiza.

También se resalta en el informe realizado que “la producción gasífera convencional y la variante no convencional “Tight Gas”, que entre ambas representan el 75% de la producción de la producción, disminuyen 7,9% anual”.

En relación al sector de la energía eléctrica, el informe señala que la demanda se redujo un 3,3% en septiembre de 2020 respecto al mes anterior y 1,7% respecto al mismo mes de 2019.

“Se sigue observando que cae toda demanda interanual correlacionada con la actividad industrial y transporte (esencialmente privado) pero no así la demanda residencial, debido mayormente a un uso más intensivo en los hogares y, en menor medida, a factores climáticos. En los últimos 12 meses la demanda de energía eléctrica total se encuentra virtualmente estancada con un aumento de solo 0,1% acumulado.

Precisamente, sobre la situación energética, fuentes de las empresas distribuidoras aseguraron que este año “se ha producido un retroceso” en cuanto a la continuidad de una política clara en el sector, que permita continuar con el proceso de inversión en función de reglas estables en materia de precios y condiciones macroeconómicas.

De esta manera, se anticipa que, en los días de calor intenso en el país en este próximo verano, especialmente, en los centros urbanos más importantes, podría haber problemas en el abastecimiento y prestación del servicio.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.