CRISIS ENERGÉTICA EUROPEA Y SITUACIÓN ARGENTINA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Europa registra una gran presión alcista en el gas natural con registros anuales récord, forzando reducciones y paradas de producción en distintas industrias europeas, siendo la industria de químicos y la de fertilizantes las más impactadas. Ante este panorama, se registran reducciones de producción en plantas de Gran Bretaña, España, Alemania, Bélgica y otros países, con alcances que ya afectan América y Asia. Especialistas del sector consideran que Argentina estará al margen de la tendencia global si se puede sostener el denominado “Plan Gas”, que asegura por lo menos por cuatro años un precio interno de 3,5 U$S/MMBTU.

Los precios del gas natural están registrando fuertes alzas en los principales mercados del mundo de cara al inicio de la temporada fría del año en el hemisferio norte y una oferta global insuficiente. Europa registra el mayor salto en los precios globales. En el Dutch TTF, punto de comercio virtual del gas en Países Bajos y referencia para el resto del continente, los contratos tocaron los 85 €/MWh, una suba del 12%. Paralelamente, en el Henry Hub estadounidense se están registrando contratos de entrega con un precio de referencia de 6 U$S/MMBTU mientras que, en Asia el JKM (punto de comercio virtual de referencia) los contratos ya rozan los 30 U$S/MMBTU.

A modo de ampliar, China cuenta con unas 20 provincias con anuncios de cortes de energía debido al déficit en el suministro de carbón y los altos precios de la materia prima. Cabe destacar que el carbón representa más del 60% de la generación eléctrica de China. Los cortes de energía en las industrias están afectando la producción industrial por lo que la suba de precios del carbón y la alta demanda de energía ya han provocado efectos secundarios en las fábricas chinas de todo tipo, con algunos recortes de producción o deteniendo la producción por completo. Los expertos de la industria predicen que la situación podría empeorar a medida que se acerca la temporada de invierno.

Todo esto está causando efectos directos en la macroeconomía europea, ya que la inflación interanual alcanzó en el mes de septiembre un 3,4%, su nivel más elevado desde 2008, impulsada por el incremento en los precios de la energía. Las fuertes subas en el precio de la energía (gas y electricidad) hicieron que la Comisión Europea adelantara su predisposición de aprobar la adopción de “medidas temporales” en los países del bloque para hacer frente a este panorama.

Sin embargo, especialistas estiman que la Argentina estará al margen de la tendencia global si se puede sostener el Plan Gas, considerando que Argentina cuenta con el 60% de la generación de energía eléctrica a gas natural. Para ello, el país va a tener que potenciar al máximo las posibilidades de reservas no convencionales ubicadas principalmente en Neuquén con el objetivo adicional de aprovechar el fuerte potencial de exportación de gas vía gasoductos a los países vecinos.

Para ello, se están dando una serie de condiciones favorables. Por un lado, Bolivia (uno de los principales proveedores de gas en el conosur) está bajando su producción y por otro lado Chile está incrementando su demanda. Del mismo modo, Brasil está incrementando su producción de petróleo, pero tiene deficiencias de gas.

Todo este panorama nos demuestra indefectiblemente que la transición energética no será sencilla. Los gobiernos del primer mundo, apremiados por las señales de cambio climático crítico, decidieron apurar la transición hacia las energías limpias y renovables. Sin embargo, la tecnología, por el momento, no puede acompañar todavía a las decisiones políticas debido fundamentalmente a la alta dependencia de combustibles convencionales y la alternancia de las energías renovables.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.