INCREMENTO DE SUBISDIOS AL SECTOR ENERGÉTICO

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Como hace algunos años atrás, vuelven a sonar las alarmas del sector energético por el alto nivel de subsidios que está aplicando el Estado Nacional.

En el último año se ha percibido que los subsidios se han incrementado en más de un 100%, destinados en principal medida a CAMMESA, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista. Las menos beneficiadas fueron las empresas energéticas en cuanto a transferencias de fondos para gastos de capital.

La preocupación no recae solamente en el gran peso de los subsidios en la actualidad, sino que se tiene certeza de que el mismo seguirá incrementándose hasta el mes de diciembre del corriente año con el objetivo de mantener congeladas las tarifas energéticas en función del Decreto vigente.

De seguir con esta postura, se estima que los subsidios al sector representen un 2,4 % del PBI en 2020, muy superior a los 1,4 % que dejó la anterior administración.

Este fuerte incremento porcentual no solo se debe al congelamiento tarifario ocasionado por los efectos de la actual pandemia, sino también a la baja cobrabilidad de las distribuidoras debido al aislamiento social en tránsito, trayendo consigo un gran nivel de morosidad de las mismas con CAMMESA, presentándose de esta forma una evidente ruptura de la cadena de pagos. De seguir con la baja cobrabilidad que se presenta a la fecha, se podría dar la situación de que algunas de estas empresas presenten quiebra, siendo una eventual opción la posibilidad de incrementar aún más el subsidio al sector.

Otra consecuencia sería la poca rentabilidad que presentarían las distribuidoras eléctricas, lo que ocasionaría una fuerte desinversión en el sistema de distribución. Como ya sabemos, esto ocasionaría un incremento en la cantidad y duración de cortes de energía en los diferentes puntos del país y un deterioro en la calidad del servicio involucrado.

El segundo punto preocupante es el del sector de generación. Actualmente, la demanda no llega a cubrir ni el 50% de los costos de generación, por lo que seguir por este camino no solo traería como inconveniente el deterioro del parque de generación actual, sino que a su vez traería como consecuencia una falta de inversión en el sector y la potencial pérdida de reservas en un futuro.

Por último, se observa que cada vez que se han incrementado los subsidios la población en general ha comenzado a hacer un mal uso de la energía, lo que perjudicaría aún más la situación mencionada y se comenzaría a atentar contra la eficiencia del sistema.

Paralelamente, en el sector del Gas Natural se da una situación particular. La falta de inversión traería consigo una mayor importación, un mayor desfasaje de la balanza comercial y, como consecuencia, un incremento en la fuga de dólares.

Debido a esta situación, el Ministro de Economía Martin Guzmán declaró que a partir del próximo año las tarifas deben actualizarse de manera tal que acompañen el crecimiento de los precios, sin mencionar nada del atraso actual.  En este punto es importante señalar que la inflación esperada es del 46,1% para 2021, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central (Agosto 2020). Según la ley de leyes, la inflación del próximo año será del 29%.

El gran interrogante que se abre entonces es ¿en qué porcentaje podrán incrementar las tarifas a comienzo de 2021? Las empresas del sector, considerando que ya llevan un año y medio de congelamiento, y debido a la situación económica actual creen que es prácticamente imposible que se otorgue un incremento proporcional a la inflación de dicho período. Sin embargo, están dispuestas a negociar estos incrementos ya que consideran que la situación actual es insostenible.

Por último, una información relevante a tener en consideración obtenida del Presupuesto 2021 presentado ante el congreso y de cara el futuro, indica una fuerte caída del porcentaje de transferencias corrientes al sector privado, principalmente en subsidios en los sectores de Energía y Transporte, cuya participación va de 6,1 a 3,7% del PBI. Esto confirmaría lo declarado por Martin Guzmán a mediados de septiembre y daría una señal premonitoria referida a una readecuación tarifaria para el próximo año.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.