LA INDUSTRIA DE HIDROCARBUROS EN ARGENTINA HACIA 2030

Para el año 2030, las principales empresas del sector estiman que las exportaciones de petróleo y gas en Argentina alcanzarán los u$s29.000 millones, lo que resultaría en un superávit comercial sectorial incrementado a u$s25.000 millones. Para lograr estas cifras, se deben realizar importantes inversiones, con un promedio anual de u$s15.000 millones hasta 2030, lo que representa aproximadamente el 28% de las inversiones totales de la economía argentina en 2022.

Algunos de los desafíos marcados por la CEPH son:

  1. Desacople de Precios: El precio del crudo local actualmente se ubica en u$s56 por barril, mientras que el precio del Brent en el mercado internacional es de alrededor de u$s90 por barril. Esta discrepancia genera una pérdida de competitividad para Argentina en comparación con otras regiones productoras a nivel mundial.
  2. Transferencia de Costos a Consumidores: El desacople de precios ha resultado en una transferencia de más de u$s76.000 millones a los consumidores argentinos desde principios del siglo XXI. Aunque esto ha abaratado los combustibles en el mercado local, también ha reducido significativamente las inversiones y la producción en el sector.

Subsidios en Aumento: El crecimiento de los precios internacionales de la energía, junto con la política tarifaria implementada, ha llevado a un aumento sustancial de los subsidios, superando los u$s12.000 millones el año pasado

Para alcanzar las metas planteadas, se necesitará triplicar o cuadruplicar la actividad en Vaca Muerta y abordar otros recursos como Palermo Aike y el offshore de la Cuenca Norte. Para lograrlo, desde el sector destacaron los siguientes requisitos clave:

  1. Política de Estado a Largo Plazo: Argentina debe establecer una política de estado independiente de los cambios de gobierno, proporcionando estabilidad y coherencia a las inversiones en el sector de hidrocarburos.
  2. Marco Regulatorio Sólido:
    • Garantizar el cumplimiento de los contratos y acuerdos existentes.
    • Realizar licitaciones adicionales para el Plan Gas.Ar.
    • Establecer mecanismos para alinear los precios locales con los internacionales.
    • Permitir la libre negociación de precios y volúmenes en el mercado local.
    • Mantener la competitividad de las exportaciones mediante alícuotas de derechos de exportación en el corto plazo y eliminación en el mediano plazo.
    • Facilitar la expansión de exportaciones de gas natural y la construcción de plantas de licuefacción (GNL).
    • Implementar medidas fiscales que aumenten la competitividad de los proyectos gasíferos.
    • Garantizar la libre disponibilidad de ingresos por exportaciones.
    • Acceso al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) para adquisición de equipamiento, repago de deuda y distribución de utilidades.
    • Establecer un programa de incentivo fiscal para la producción convencional en cuencas maduras.

El aumento de la producción hidrocarburífera hasta 2030 se traduciría en importantes beneficios económicos, incluyendo recursos adicionales para las finanzas públicas provinciales y retenciones para el Estado nacional.

  • Recursos adicionales para provincias: u$s2.500 millones anuales para los últimos años de la década.
  • Retenciones para el Estado nacional: u$s1.300 millones anuales adicionales.

 

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.