NUEVA LEY DE BIOCOMBUSTIBLES

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Durante el viernes 16 por la madrugada, el Senado de la Nación finalmente aprobó la nueva ley de biocombustibles. La misma establece hasta 2.030 nuevos cortes de combustibles de origen vegetal con el gas oil y la nafta.

En el caso de la nafta, el corte de bioetanol se mantiene en un 12%, con partes iguales de los aportes extraídos de biomasa proveniente de maíz y los obtenidos gracias a la caña de azúcar. En este caso el gobierno nacional podrá reducir un 3% el corte de bioetanol proveniente del maíz.

En el caso del gasoil, el corte del biodiesel de soja sufre una gran reducción pasando de un 10% a solo un 5%, con la posibilidad de que el gobierno nacional lo baje hasta un 3%.

Esta ley se aprobó con 43 votos a favor y solamente 19 en contra, los cuales provinieron en su gran mayoría de provincias en donde la economía del sector bio es muy fuerte, como lo son Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba. Por otro lado, tanto las provincias hidrocarburíferas como las del norte del país apoyaron esta ley. Esto se debe a que los hidrocarburos remplazaran parte de los combustibles vegetales y a que el sector azucarero mantiene el mismo piso que en la ley anterior.

Darío Martínez, el actual titular de la cartera de energía, apoyó la ley y destacó que la misma servirá como instrumento para cumplir con la tan ansiada transición energética.

Es en este punto donde surgió uno de los debates más importantes, ya que el actual gobierno justificó la medida de reducir el corte de biodiesel en el gasoil mencionando que esto trae aparejado una reducción en la emisión de gases de efecto invernadero, al contrario de lo que se cree, debido a que se consumiría menos combustibles para la producción agrícola.

La oposición salió a criticar esta medida. En tal aspecto, la senadora radical Pamela Verasay mencionó que no hubo ni un solo informe técnico con sustento ambiental que justificara la forma en la que la Secretaría de Energía reduce a la mitad los cortes de biodiesel.

Uno de los beneficios que otorgaría este proyecto es que el biotanol y el biodiesel no estarían alcanzado por el impuesto a los combustibles líquidos ni por impuestos a dióxidos de carbono, otorgando de esta manera un beneficio impositivo.

En este marco también es importante destacar que la ley prevé la exención de impuestos de Valor Agregado e impuestos a las Ganancias para adquirir obras de infraestructura y bienes de capital. También indica que los bienes afectados no formarán parte de la de imposición del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta según lo indicado por la Ley Nº25.063.

Tanto los senadores como los distintos sectores del mercado que se posicionan a favor de la nueva ley destacaron que de esta manera se otorga previsibilidad, permitiendo trazar un plan a mediano y largo plazo. También se destaca que otorga sustentabilidad y seguridad jurídica.

Por su parte, las distintas voces que se manifestaron en contra de la ley mencionaron que la misma no es una ley de fomento de biocombustibles y solo beneficia al sector petrolero, con el agregado que se perderán muchas fuentes de trabajo.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.