REPORTE MENSUAL DE MERCADO: DICIEMBRE 2020

El riesgo de suministro para el próximo periodo invernal es cada día mayor. El gobierno Nacional tiene aún algunas posibilidades de cambiar el rumbo, pero sigue estudiando estas alternativas

A comienzo de 2020, según proyecciones realizadas por el gobierno conforme a declaraciones juradas presentadas por las petroleras, el volumen medio de inyección en el invierno de 2020 debería haber sido de 107 millones de metros cúbicos por día (MMm3/d), es decir un 12% menos que en el mismo período de 2019. Esta caída, según el estudio realizado, se vería aún más acentuado en los próximos años, por lo que el gobierno nacional decidió tomar cartas en el asunto.

Sin embargo, en julio la inyección fue solo de 101,8 MMm3/d, acentuando aún más de lo esperado la caída en la producción de gas natural.

En este marco el Gobierno nacional lanzo el nuevo Plan Gas que aseguraba para el próximo invierno el abastecimiento de gas natural ya que contaba con un volumen inyectado de aproximadamente 100 MMm3/d, 67,85 millones de metros cúbicos de contratos más 3,6 millones de metros cúbicos por aportes del periodo invernal. A esto también había que adicionar un 30 % de más que las productoras debían inyectar como parte de incentivo del nuevo Plan Gas.

La planificación realizada por el gobierno venía bien encaminada hasta que surgieron un par de inconvenientes.

El primero de estos inconvenientes fue un conflicto judicial con el buque regasificador de Escobar que afecta la inyección en ese punto. El Juzgado Federal de Campana ordenó su clausura debido a “peligro de muerte urbana masiva” basados en una denuncia recibida en 2011, motivo por el cual el buque que se encuentra hace más de 10 años en el puerto de Escobar desde el mes de octubre se encuentra sin realizar actividad alguna.

La importancia de la inyección de gas proveniente desde este punto es fundamental. Durante el último invierno ingresaron en promedio 16,6 MMm3/d, con inyecciones máximas diarias que alcanzaron los 22 millones de metros cúbicos. Es decir, un 12% del total de gas natural inyectado al sistema.

Otro inconveniente que afecta el correcto abastecimiento de gas natural para el invierno de 2021 es la caída del volumen proveniente de Bolivia.

El gobierno firmo la quinta adenda con Bolivia en donde se destaca la fuerte caída en el volumen que inyectará en los meses de invierno, ya que entregará como máximo unos 14 MMm3/d, es decir, un 33 % menos que lo entregado el último invierno.

El gobierno boliviano justifica la caída del volumen inyectado ya que por razones geológicas su producción está registrando año tras año un declino constante, lo que obliga a comprometer en sus adendas un menor volumen.

Este nuevo acuerdo finalizará el 31 de diciembre de 2021, y según lo pactado se entregará 10 MMm3/d entre enero y abril a un precio de 4,82 U$S/MMBTU, 14 MMm3/d entre mayo y septiembre a 5,10 U$S/MMBTU y 8 MMm3/d entre octubre y diciembre a 4,82 U$S/MMBTU

Con este panorama el gobierno solo tiene asegurado para el próximo invierno unos 14 millones de metros cúbicos por día.

Para entender la gravedad de la situación hay que considerar que durante el invierno pasado la inyección pico alcanzó los 142,3 millones en los días más gélidos. Con una economía más sana la inyección máxima registró 155 MMm3/d.

Por estas razones, la cartera de energía conducida por Darío Martínez está analizando distintas alternativas para suplir el faltante anteriormente mencionado. Estas alternativas son; importar gas desde Chile, abrir una nueva licitación solo para los meses de invierno y traer nuevamente un buque regasificador a Bahía Blanca.

Técnicos de la Secretaria de Energía y de CAMMESA ya tuvieron reuniones con Rafael Bielsa, actual Embajador en Chile para gestionar la importación desde el vecino país.

No es la primera vez que se importaría gas natural desde Chile ya que en el periodo 2016-2018 esto ya había sucedido. En aquel entonces la decisión había sido tomada por el ex Ministro de Energía Juan José Aranguren.

El procedimiento sería similar al de Bahía Blanca. Para inyectar el GNL se usarían los puertos de Mejillones y en Puerto Quintero se regasificaría y se inyectaría en los gasoductos hasta nuestro país.

Es importante también mencionar que el mercado internacional de LNG aún sigue brindando oportunidades para la adquisición a precios bajos, pero dependiendo de ciertas condiciones de oferta y demanda y sucesos estacionales fuertes pueden dificultar la estrategia de compra que realice IEASA para el próximo invierno.

De acuerdo con el último reporte de la Agencia Internacional de Energía, después de una caída sin precedentes en la demanda de gas natural, el 2020 cerró con una rápida recuperación en los precios del gas a medida que un aumento en la demanda de invierno restringió la oferta. Un patrón similar se mantuvo en las primeras semanas de 2021 con olas de frío que llevaron los precios del gas en Europa a sus altos niveles de invierno y los precios spot del GNL en Asia batieron récords históricos. Los precios al contado del GNL en Asia se triplicaron con creces a más de 30 U$S/MMBTU a principios de enero de 2021, y se informó que algunas cargas se adjudicaron cerca de 40 U$S/MMBTU; rompiendo los niveles récord de precios después del accidente nuclear de Fukushima en 2011.

Este episodio de mercado ajustado fue impulsado por factores a corto plazo, mientras que los fundamentos siguen siendo inciertos y potencialmente desafiantes para la recuperación de la demanda global de gas en 2021. La demanda sigue estando sujeta a una variedad de factores de riesgo que incluyen la sustitución de combustible, el lento repunte industrial y el clima templado que puede moderar el consumo.

Volviendo a nuestro país, la opción de hacer otra licitación en el marco del plan Gas para inyectar gas natural en los meses de invierno tiene cada día mayor peso. Esto se debe a que desde el gobierno entienden que en la anterior licitación hubo una gran especulación por parte de las productoras. La especulación es debido a que las empresas saben que compiten en este punto con el gas importado.

El objetivo de las petroleras es que haya otra licitación con un nuevo tope que supere los USD 3,70 de la anterior licitación. El gobierno por su parte nunca descartó que se abra una nueva licitación y en las últimas semanas esta alternativa es considerada fuertemente.

La última de las opciones para suplir la falta de gas que tendrá el país en el próximo periodo invernal es contratar nuevamente un buque recalificador, volviendo a utilizar de esta manera las instalaciones de Bahía Blanca, para luego desde este punto inyectar gas natural al sistema.

El anterior gobierno al final de su mandato, como parte de una decisión política y ante un contexto favorable durante 2019, decidió no contar más con el buque regasificador de Bahía Blanca. El actual Gobierno parece no tener muchas más opciones que su vuelta, aunque tenga que pagar un costo político muy elevado.

El costo político no es el único que deberá pagar el gobierno, ya que debería abonar unos U$S 150.000 por día, es decir unos U$S 13,5 millones para tenerlo disponible durante todo el periodo invernal.

Excelerate Energy, la empresa dueña del buque Exemplar (buque que podría regresar a Bahia Blanca) comentó que durante el último invierno se hubiera logrado alcanzar un ahorro de U$S 185 millones de haber contratado el “Exemplar” en vez de consumir aproximadamente 558.000 metros cúbicos de gasoil y 270.000 toneladas de fuel oil.

Se espera que en las próximas semanas el gobierno pueda cerrar una o más de estas alternativas, de no ser así el riego de falta de suministro de Gas Natural para el invierno es inminente.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.