TGS Y TGN SE DISPUTAN LA OPERACIÓN DEL GASODUCTO NÉSTOR KIRCHNER

Enarsa llamó un concurso para adjudicar el servicio de Operación y Mantenimiento del gasoducto Néstor Kirchner (GPNK), cuya construcción ingresó en su recta final y su inauguración está prevista para el 20 de junio. Se evitó lanzar una licitación pública por una cuestión de tiempos. Para acortar los plazos de adjudicación, Enarsa optó por convocar a una competencia privada, invitando a las dos transportistas de gas del país, TGS y TGN, las únicas con experiencia para gestionar tuberías de gran porte.

Se descuenta que, salvo que se registre alguna anomalía técnica, la que proponga el precio más bajo se quedará con el contrato. La adjudicación se concretará directamente bajo el paraguas de la Ley 17.319 (de Hidrocarburos) y no bajo la Ley 24.076 (del Gas), por lo que el Enargas no tiene intervención en el proceso.

Se espera una dura disputa entre ambas transportistas. Una lectura simplificada podría argüir que TGS es la gran candidata a imponerse en la compulsa. La firma controlada por Pampa Energía opera una planta aledaña a Tratayén, punto de inicio del gasoducto en Neuquén, y también al sur de la provincia de Buenos Aires, en las proximidades de Salliqueló, punto de llegada del caño. Cuenta, por esa razón, con personal y equipos establecidos en el recorrido del GPNK. De esa lectura se desprende que su estructura de costos hace una sinergia natural con el proyecto, por lo que estaría en condiciones de ofrecer una oferta de OyM más económica.

Sin embargo, TGN confía en que algunos trayectos del caño pueden operarse de manera más eficiente desde las estaciones instaladas para operar el sistema de gasoductos Centro-Oeste que controla la transportista de Tecpetrol, brazo petrolero del grupo Techint.

Si bien lo que Enarsa concursó es un contrato por 10 años de Operación y Mantenimiento por el GPNK, quien se imponga en la compulsa quedará mucho mejor posicionado, por un lado, para adjudicarse el contrato de OyM del segundo tramo de la ampliación del gasoducto Néstor Kirchner, que se extenderá entre Salliqueló y San Jerónimo. En concreto, quien gane el tramo 1 presumiblemente cuente con una inercia favorable para imponerse en el tramo 2, con el beneficio integral de operar de manera integral un nuevo gasoducto troncal desde Neuquén.

A su vez, la transportista que resulte vencedora tendrá, en los hechos, potestades para intervenir en el despacho comercial del gasoducto. Es decir, podrá definir, aunque sea indirectamente, cuánto volumen de gas nominará cada productor.

error:

Si no se encuentra registrado, por favor complete el siguiente formulario y le suministraremos datos de acceso.